La Magia de las Piedras

por Tatty Montanari 

Cuarzo citrino, amatista, lapislázuli o la que más te guste, todos tenemos una piedra que nos despierta alguna emoción, alguna sensación.

No falta la amiga con el dije de cuarzo rosa que cree que con eso va a encontrar su alma gemela, o el compañero de trabajo que repele el mal de ojo con su pulsera de ojo de tigre.

Es muy difícil determinar cual es la versión correcta ya que hay muchas corrientes de pensamiento, algunas mágicas y esotéricas, otras con bases científicas, mientras que otras solo llevan tantos años en nuestras culturas que ya son parte de nosotros.

Cada cultura tiene sus significados. Por ejemplo: en la tradición budista el lapislázuli se relaciona con Sangye Menla, el buda de la medicina, en cambio en la cultura egipcia es la piedra de Isis y representa la nobleza y la riqueza.


Es prácticamente imposible encontrar un experto en el tema por que depende a quien acudas te dará una interpretación diferente. El geólogo lo verá desde la ciencia, el terapeuta a través de la sanación, y el gemólogo desde el esoterismo.

Yo, como artesana que trabaja con japamalas de piedra semipreciosa, lo que les escribo a continuación es un recopilado de las diferentes ideas que existen sobre el tema, resumiendo de lo más popular hasta lo actual en Occidente:

Cuarzo Transparente: Purificación.

El cuarzo transparente es uno de los más populares en terapias alternativas ya que se considera que además de limpiar las energías, funciona como un megáfono de energía. Es decir, esta entra al cuarzo para salir amplificada y dirigida a lo que queremos trabajar.

Piedra Luna: Femineidad.

Esta piedra evoca nuestro lado femenino, y tal vez por esto también se asocia con la capacidad de liberar de la opresión. En muchas culturas la piedra luna era considerada un tratamiento médico para los males de la mujer tales cuales la menstruación, los cambios hormonales, el embarazo, etc.

Cuarzo Rosa: Piedra del Corazón.

En la sanación se le relaciona físicamente con los problemas de corazón. Pero emocionalmente también lo relacionamos con el amor y la pasión, no solo como pareja, si no de familia, de amigos y principalmente amor por uno mismo y pasión por la vida y lo que hacemos.

Amatista: Transmutación.

Esta piedra tiene la capacidad de transformar las energías en positivas y de despertar nuestro consciente generando una transmutación en nuestro consciente. Es por esta propiedad que también se le relaciona con la claridad espiritual y la sanación de la mente.

Lapislázuli: Equilibrio.

Aunque muchos lados es conocida como la piedra de la comunicación y se piensa que da elocuencia, el lapislázuli se utiliza principalmente para el equilibrio entre cuerpo, mente y alma así como el balance del ying y yang. Es una piedra que nos libera de emociones negativas para encontrar nuestro centro.

Turquesa: Creatividad

Por su color hay toda una linea de pensamiento que asocia la Turquesa con la salud y la sanación. Sin embargo a través de la historia es más común que se asocie con la capacidad de crear y la elocuencia.

Aguamarina: Relajación.

Esta piedra se asocia con el des-estrés, la paz interior y el bienestar. Sin embargo antiguamente era considerada como la piedra de los marineros y muchos de ellos la llevaban porque se decía que los protegería en los viajes marítimos.

Jade: Equilibrio Emocional.

El jade o piedra de los sentimientos y emociones habla de lograr balancear nuestras emociones con nuestra lógica y vivir en armonía con estos.

Sin embargo hay otra corriente muy fuerte en donde por su color verde, se le relaciona con la suerte en el negocio y la abundancia.

Cuarzo Citrino: Alegría.

Su nombre se origina por su color limón que nos recuerda a los cítricos. Así mismo lo relacionamos con la alegría, la dicha y las ganas de vivir. Se cree que ayuda a tener energía física y dinamismo.

Sin embargo también se asocia mucho con los negocios y el dinero.

Ojo de Tigre: Fuerza Interior.

También llamada piedra de la libertad, el ojo de tigre se relaciona con la capacidad de sortear las barreras mentales que nosotros mismos construimos y que nos impiden ser felices.

Labradorita: Inspiración

Esta piedra se asocia con aquel estimulo mágico al que llamamos inspiración. Nos ayuda a desarrollar nuevas ideas.

Ágata Negra: Eliminación de energías negativas

A pesar que según su color pueden variar sus propiedades, cualquier piedra de esta familia se asocia con la capacidad de absorber las energías negativas que nos rodean y por ende con la protección de la mente.


Existen algunas piedras que tienen tantos significados, y ninguno parecido a otro, que es casi imposible entender para que sirve.

Me parece que al final solo se trata de una idea que un grupo de personas le adjudica a la piedra, y es la energía de pensamiento de esas personas la que carga esas piedras con dicha intención.

Para concluir, creo que la verdadera magia no se encuentra en la piedra, ya que por si sola no es más que eso: una piedra. La magia somos nosotros, nuestro pensamiento, nuestra intención y nuestra determinación para generar un cambio. Sin embargo, es bueno tener una herramienta como estos objetos para ayudarnos en el camino.

Si quieres saber mucho más acerca de estos bellos objetos y encontrar el que tanto has buscado te esperamos en Buena Vibra Fest.