Guía Para Elegir Tu Cuenco Tibetano


¿Sabes cómo elegir tu cuenco tibetano? ¿Por qué hay unos mucho más costosos que otros?

Te dejamos esta guía para seleccionar el indicado. En el Buena vibra fest, nuestros expositores llevan cuencos tibetanos, y podrás elegir entre muchas opciones.

SU HISTORIA Y PROPIEDADES SANADORAS

La vibración sonora de los Cuencos Tibetanos se  siente primero en el corazón, y luego en todo  nuestro cuerpo. Escúchalos, tócalos, y encuentra  el que vibra contigo.

Cada cuenco tiene una nota musical diferente, por  esa razón se pueden utilizar como instrumentos  musicales.

Tradicionalmente los budistas lo usaban para marcar  el inicio y final de una sesión de meditación. No tenía  usos terapéuticos o musicales.

En los 60´s los occidentales descubrieron que emiten ondas especiales, útiles para sonoterapia y musicoterapia.

Es por esto que ningún lama tibetano enseña propiedades o meditaciones de los cuencos, no es algo tradicional en el budismo. Sin embargo, algunos lamas utilizan su sonido como objeto de atención durante la meditación, pues saben que en occidente asociamos a los cuencos con la meditación y La Paz mental.

Muchos terapeutas han explorado las cualidades vibracionales de los cuencos, y se han desarrollado terapias y meditaciones a su alrededor. Es interesante y enriquecedor, pero no hay que perder de vista, que no por sonar un cuenco o escucharlo podrás sanar tu cuerpo o mente. Son simplemente un objeto de meditación.

¿Sabías que no se hacen en Tibet?

Tibet está ocupada por China desde 1959. Fue una triste y sangrienta historia del pueblo tibetano, y muchas personas se exiliaron en India y Nepal, incluyendo al Dalai Lama. Puedes encontrar más de esto aquí:

Los cuencos sonoros que conocemos se fabrican en Nepal o India, en su mayor parte por artesanos de esos países.

¿Cómo elegir el tuyo?

Hay cuencos hechos a mano, y otros hechos con torno semi industrial. Los primeros son más costosos, pero suenan con una vibración más profunda y grave.

Los cuencos hechos en torno son más fáciles de vibrar en su canto, y suelen sonar más agudo que los artesanales.

Algunos están grabados con corrosión de ácido o tintas, otros están grabados directamente en el metal.

La mayoría tiene símbolos budistas, ya sea de los 8 símbolos auspiciosos, figuras búdicas, y la mayoría tiene el mantra OM MANI PADME HUNG, el del amor incondicional, y el mantra nacional del Tibet.

7 metales

Cuenco de 7 metales

La mayor parte de los cuencos hechos a mano tienen 7 metales: cobre, estaño, zinc, hierro, plomo, oro, plata. Claro, en diferente proporción cada uno. Esto variará en cada taller artesanal.

Si eres terapeuta sonoro, o energético, lo más recomendable es elegir un cuenco hecho a mano. La vibración de éstos es más prolongada.

Hay incluso cuencos elaborados en cada luna llena, y purificados con mercurio. En La cueva del yogui son especialistas en estos cuencos.

5 metales

Si buscas usarlo para marcar inicio o final de tu clase de yoga o meditación, puede ser suficiente con un cuenco hecho a máquina, con cinco metales.

Usualmente están grabados con mantras y son mucho más fáciles de “cantar”.
Elige el cuenco cuya vibración te parezca más atractiva e interesante, con la que las células de tu cuerpo vibren en armonía. Para esto, deberás sonar varios para poder elegir.